sábado, 21 de mayo de 2011

ENSAYO DEL PROYECTO ESCUELA GAITAN


La educación es la acción destinada a desarrollar en una persona su capacidad intelectual, las habilidades o el carácter. También, puede ser la transmisión de las costumbres de una sociedad. Cuando se les brinda a los niños la oportunidad de recibir una educación, durante su etapa de crecimiento, quizás se logre evitar situaciones desfavorables para ellos. El ser humano tiene la capacidad de pensar, pero los colegios son las instituciones capaces de ayudar, por medio de profesores, a que los niños desarrollen ese pensamiento, tengan las bases y sean capaces de analizar su entorno. Por otro lado, cada individuo nace con diferentes potenciales y es en la escuela, en donde se instruye como aprovecharlos.
En la ciudad de Santiago de Cali, la buena educación es inestable en los niños víctimas del desplazamiento. Ante esta situación, existen proyectos independientes a los del Estado que brindan ayudas para mejorar, cambiar y/o generarle proyectos de vida a estas personas. La Escuela Gaitán es una de estas alternativas. Es una escuela, ubicada a las afueras de Jamundí, que en 1999 empezó a recibir ayudas de unas madres de familia del Colegio Colombo Británico, buscando contribuir a mejorar la calidad de vida de las familias de una invasión de desplazados. Además, busca ayudar a formar proyectos para el futuro de los niños, cuenta con una formación en básica primaria que le permite a los niños  vincularse con la educación en vez de estar trabajando y haciendo cosas que, en esa etapa de crecimiento, no deberían realizar. Así, se educan intelectual y personalmente. Además, esta educación fundamentada en valores, también les ha servido para tener otra visión del mundo distinta a la que ellos viven, generando así, diferentes metas a futuro.

Las comunidades que han sido desplazadas han vivido la violencia de Colombia y han tenido que aprender a sobrevivir en la guerra. Acostumbrándose a vivir con las presiones que los grupos armados les provocan. Pues, las FARC los obligan a que les colaboren, como igualmente  el ejército lo hace. Como lo afirman los autores de la obra relatos de la violencia: “Para la supervivencia en estas situaciones, se necesita construir visiones particulares de la realidad y aprender a tener en cuenta aspectos como: la desconfianza hacia los demás, una visión diferente de la realidad basada en “el bueno y el malo”, la ausencia de instituciones en situaciones de conflictos y con esto pensar que la justicia se da a mano propia, y finalmente, el uso estratégico de la palabra o del silencio (mentir o callar).” (Páginas 125 y 126). Adherido a esto, el convivir en medio de la guerra y generar estrategias diariamente para poder sobrevivir hace que ellos se sientan constantemente amenazados. Ya que si actúan de manera contraria, sus familias se podrían ver afectadas y por eso muchas veces prefieren irse de sus tierras, en donde ya tienen una vida formada. Por otro lado, cuando los niños se encuentran en una etapa de crecimiento, tienden a apegarse y generar un vínculo significativo con las cosas que los rodean. Cuando se ven forzados a abandonarlo todo, su mundo se distorsiona y se ocasionan problemas psicológicos. Son estos conflictos, los que provocan, que estos pequeños desconfíen de toda persona diferente a su familia y que piensen que cualquier otro extraño es un peligro para ellos. Por eso, podrían sentirse frágiles y amenazados por algún compañero o incluso por los mismos profesores. El ser humano procura sufrir el mínimo dolor y, por ello, agrede cuando se siente vulnerado, anticipándose así a cualquier posibilidad de dolor. Es por ello, que los menores pueden adoptar comportamientos agresivos en defensa de su bienestar. Debido a esto, es de vital importancia que los niños reciban una educación, que no solo esté basada en educar intelectualmente, sino también en el crecimiento a nivel personal, en donde se les brinde apoyo, una guía psicológica y afectiva en todo momento a los estudiantes, como lo realiza “la Escuela Gaitán”. Esto involucra que la escuela se encargue de orientar a los niños, ayudándolos a actuar a través de principios y valores, tales como el respeto, la tolerancia, solidaridad, honestidad, lealtad, sentido de pertenencia, compromiso, entre otros. Ya que, es probable que estos niños, como han sido víctimas de la violencia en Colombia, también tiendan a comportarse de tal manera. Pero, si se toma en cuenta lo anterior, tal vez se podría prevenir en gran medida esos comportamientos.

Más de un millón de menores de edad en Colombia, se han visto obligados a trabajar, por diferentes razones pero la causa más común es la pobreza en la que viven. Cuando una familia no obtiene los recursos suficientes para subsistir en condiciones dignas, acuden a buscar ingresos de cualquier manera, entre ellas, prefiriendo que sus hijos también trabajen en vez de estudiar o acudiendo a la violencia o a actos ilícitos, ya que a veces, ni siquiera el trabajo es una oportunidad para ellos. Según la organización internacional del trabajo (OIT): “el trabajo infantil se debe eliminar y sustituir por una enseñanza universal, ya que si un niño o niña asiste a la escuela regularmente y recibe una educación de calidad no solo se reduce la posibilidad de que trabaje, sino que crecen sus posibilidades de acceder, cuando adulto, a un trabajo decente.” Pero, para poder eliminar esto y sustituirlo por educación, primero se deben resolver los factores que lo generan. Para eso, se debe luchar contra la pobreza y asegurar que los niños tengan acceso a una escuela gratuita, publica, obligatoria y de calidad. Por otro lado, a través de la enseñanza, los individuos pueden comprender con facilidad que es el “bien” y que es el “mal” y las consecuencias que cada camino, dependiendo el que se elija, trae consigo. Por eso, cuando se les brinda una excelente educación a las personas, es probable que, si estas necesitan mejorar las condiciones de vida en la que se encuentran, no lo hagan a través del hurto, sino que acudan a buscar otras formas. Así como lo hacen las familias desplazadas del barrio Jorge Eliecer Gaitán. Ellos aceptan las ayudas y se involucran a gran medida en el proyecto, a colaborar para que este propósito siga creciendo cada vez más, porque son conscientes de que la educación para sus hijos es un factor de vital importancia. Como dice Marshall Rosenberg, “la violencia es la expresión trágica de las necesidades insatisfechas”. Pero, los maestros pueden hacer que esas necesidades sean percibidas como tales y expresadas de manera distinta y no violenta.

“La educación es una herramienta que genera igualdad y promueve tanto el desarrollo de competencia como la práctica de conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes y valores, indispensables para tener éxito en nuestras vidas.” Afirma Juan Rueda Rangel autor de “la educación genera oportunidades y construye una sociedad más justa” (primera pagina). Siguiendo esto, la educación además, culturiza a las personas. Es decir, las civiliza y las incluye dentro de una cultura determinada. Al culturizar a las personas, ellas pueden ver su entorno desde un ángulo diferente. Les ofrece otra visión del mundo diferente a la que viven y con ello, les ayudan a comprender su actual situación social y económica para buscar nuevas alternativas. Además, permite que se pueda obtener buenas oportunidades y así mismo, acceder a ellas con mayor facilidad. Se ha podido inferir que “la Escuela Gaitán” ha cumplido con esta misión. Pues cuando se les hizo la entrevista a los niños, muchos manifestaron querer ser médicos y veterinarios, hasta hablaron de estudiar en la universidad del valle. Con esto, uno se puede dar cuenta que si se les está ofreciendo un panorama de oportunidades, un poco más allá de su entorno. Ya que, se podría llegar a pensar que, como la escuela no ofrece una formación en secundaria y mucho menos de pregrado, la mayoría de estos niños saldrían de realizar su básica primaria a ayudarles a sus padres a llevar ingresos a la casa en vez de ir a buscar nuevas alternativas, pensando en un futuro con éxitos y grandes progresos, como lo muestran estos menores. Me atrevería a decir que con la educación se puede erradicar la pobreza y por ende, la violencia. Como he dicho, la violencia a veces es generada por la falta de recursos, si se educa a las personas estas podrán tener buenas opciones de trabajo y así, conseguir los medios para obtener una vida digna. Dejando aparte el ideal de violentar a otros por saciar sus necesidades.

Si bien, la educación en la escuela no es lo único que ayuda a generar proyectos de vida. También aquellos factores religiosos, el apoyo, educación y guía que los padres les brinden en casa a los hijos, influyen en la estructura y creación de sus planes de vida. Pero, el asistir a un colegio, es un factor muy importante para esto ya que, modela el carácter de los estudiantes y los lleva a ser responsables, conscientes de sus necesidades, emprendedores. Lo cual será vital para afrontar y recibir, de manera positiva las oportunidades que se les brinde en un futuro. Todo lo anterior demuestra que el camino de la educación, es verdaderamente la estrategia a seguir e implementar. Hay que invertir en la educación de manera importante con la finalidad de poder generar frutos en el mediato futuro. Es claro que, para que se vea el producto de la inversión en la educación hay que esperar y a través de este, generar desarrollo y fuentes de trabajo, tan solo de esta forma llegaría a ser posible disminuir de forma importante el alto índice de pobreza en un corto plazo.

Finalmente, es real que si se invierte dinero, tiempo y esfuerzo a este tipo de proyectos, se pueden obtener grandes resultados. Así como lo están generando y viendo estas familias desplazadas, que llegaron a ese barrio a invadir, sin creer en algún momento que sus hijos tendrían una educación y una gran oportunidad de salir adelante. Este proyecto, que está conformado por el Colegio Colombo Británico, el Gobierno y las familias involucradas, es muy importante ya que no se les está dando ayudas a los habitantes de esta población como una “limosna” sino que se les está ayudando a que se formen como personas integras, capaces de pensar un poco más allá y analizar su contexto social, económico y cultural, para que tengan la oportunidad y capacidad de salir al mundo a competir en igualdad de condiciones. Lo importante es que, como dice el proverbio: “si un hombre tiene hambre no le des un pez, enséñale a pescar” y es esto, lo que estas personas están haciendo a través de esta escuela que poco a poco va creciendo cada vez más. Este valioso ejemplo, es una muestra clara de cómo la integración de esfuerzos, de capacidades, de medios, integrados en un gran propósito y con un alto sentido de compromiso social, rinden los tributos esperados, como ya se  están obteniendo con el programa desarrollado con la Escuela Gaitán. De igual forma, si se multiplicara de manera masiva este ejemplo y programa en todo el territorio nacional, en el lapso de unos diez años, no tan solo tendríamos una mayor e importante cobertura en Educación, sino también en el fomentar principios y valores, que interiorizados y aplicados conllevan hacia comportamientos sociales más seguros, alejados de factibles actos violentos y en busca de una mayor equidad. Igualmente, se habría logrado modificar y ampliar las expectativas y proyectos de vida de muchísimos niños colombianos en cuanto a un futuro más promisorio, con mayores medios de producción y orientado a la erradicación de la pobreza en Colombia, uno de los grandes generadores de los conflictos que en la actualidad vivimos, de la creciente y desbordante violencia. Por eso, es hora de emprender las acciones que conduzcan hacia el logro de esta estrategia, con todo el compromiso y la responsabilidad que le compete tanto a la sociedad civil como al gobierno.
No. De palabras: 2000

Bibliografía:
·         Universidad Nacional de Colombia y Fundación educativa Amor (2000). Relatos de la violencia, impactos del desplazamiento forzado en la niñez y la juventud. Capítulo III: paginas 119-141. Editorial Unibiblios. Santafé de Bogotá.
Referencia de la biblioteca de la universidad icesi: 307.2 R382

·         Vera, Ángela; Parra, Francisco; Parra, Rodrigo; (2008). Los Estudiantes Invisibles. Capítulo II: “las historias” (paginas 83-119). Ibagué, Colombia.

·         Entrevistas realizadas a los beneficiados e involucrados en el proyecto “Escuela Gaitán”.



·         Pagina del ministerio de educación: Información tomada de: http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/article-176963.html


·         Comité de Obra Social, Colegio Colombo Británico. (2010); Presentación COS 2010, Boletines COS 2010. En: Colegio Colombo Británico. Recuperado el 6 de Abril de 2011 en: http://www.colombobritanico.edu.co/espanol/index.php?option=com_content&view=section&layout=blog&id=32&Itemid=305

·         Revista semana. Aumenta llegada de desplazados Colombianos a países vecinos. Sección nación. Miércoles 23 de marzo del 2011. Tomado de: http://www.semana.com/nacion/aumenta-llegada-desplazados-colombianos-paises-vecinos/153801-3.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario